Problemas de prostata

El tratamiento de prostatitis abacteriana es difícil. Lo recomendable es controlar los síntomas. Este tipo de prostatitis puede llevar a otros problemas como pueden ser urinarios o sexuales que pueden afectar el estilo de vida.

La próstata se encuentra situada bajo la vejiga y rodea el conducto de la uretra. Con la ayuda de hormonas segrega una secreción lechosa que se mezcla con los espermatozoides durante la eyaculación. Se cree que produce aproximadamente el 10 por ciento del fluido seminal.

Entre los tratamientos, los expertos están de acuerdo en la ingesta de antibióticas por vía oral tanto para la prostatitis aguda como para la prostatitis crónica bacterial, generalmente entre 4-6 semanas, alargando el tiempo si fuese necesario.

Solo los hombres tienen próstata y es una glándula de superficie lisa que forma parte del sistema reproductivo masculino y que habitualmente tiene el tamaño de una nuez, aunque este tamaño puede variar en el tiempo. En muchos hombres el tamaño de la próstata puede aumentar especialmente al pasar de los 40 o 50 años.

En los casos de prostatitis aguda puede darse que el paciente deba ser hospitalizado y reciba los antibióticos por medio del suero.

En la prostatitis bacteriana crónica también pueden darse otros síntomas como:

Una obstrucción que reduce o evita el flujo de la orina hacia fuera de la vejiga.

La uretra: conducto que conduce a la orina a salir del cuerpo a través del pene.

  • Sensación de ardor, escozor o picor al orinar (disuria).
  • Poliaquiuria (necesidad frecuente al orinar).
  • Sangre en la orina.